Manuel Carrasco, Almudena Navalón y la pequeña Chloe