Lorenzo Milá posa sonriente tras recibir el Premio de la Academia de Televisión en 2009