Lara Álvarez, muy sonriente en Londres