Kofi Annan después de una reunión con los líderes europeos 2012