Katy Perry llegando a un teatro en Londres