Julián Villagrán en una fiesta organizada por una empresa de tecnología móvil