JK Rowling en la ceremonia de inauguración de los Juegos Olímpicos