Janet Jackson y su bebé después de echarse una siesta