Jaime Ostos y María Ángeles Grajal en un partido de fútbol benéfico