Irene Rosales y Kiko Rivera se abrazan en la capilla ardiente de su madre, Mayte Vázquez