Iker Casillas tras recibir el alta hospitalaria