Hilary Swank y Philip Schneider de paseo por Nueva York