Georgina Rodríguez y Cristiano Ronaldo en un partido de la Juventus