Pablo Iglesias, el político más singular