Mila Ximénez, la colaboradora más polémica