María Teresa Campos y Bigote Arrocet, un amor con mucho humor