Hugh Jackman, el cuerpo del pecado