Ágatha Ruiz de la Prada y Pedro J. Ramírez, un amor al que se le fue el color