Emily Deschanel y David Hornsby en un partido de baloncesto en Los Angeles