Colin Farrell tras comprar en el supermercado Gelson's Market en Los Ángeles