Claire Liebaert tras realizar unas compras en Vitoria