Carolina Cerezuela y Jaime Anglada durante una actuación