Can Yaman, protegido por la Policía en su llegada a España