Bob Saget y John Stamos, felices y sonrientes en una barbacoa