Beyoncé y Jay Z disfrutando de un partido de baloncesto en Nueva York