Allison Mack abandonando el Palacio de la Justicia de Nueva York