Álex Casademunt paseando por primera vez tras su agresión en Vigo