Alejandra Rubio, en un primer plano en la discoteca en la que trabaja