BODA INMEDIATA

Alfredo di Stéfano se casa con Gina González, una costarricence 50 años más joven que él

El presidente de honor del Real Madrid se casará con su ayudante y pareja, con la que quiere formalizar su unión.

Alfredo Di Stefano en la capilla ardiente de María Ángeles Sandoval, PitinaAlfredo Di Stefano en la capilla ardiente de María Ángeles Sandoval, Pitina

El amor no tiene edad, y Alfredo Di Stéfano es un claro ejemplo. El exfutbolista y presidente de honor del Real Madrid volverá a casarse a los 86 años. La afortunada mujer a la que dará el 'sí quiero' es Gina González, su secretaria personal, que tiene 36 años.

La pareja ha dado la noticia a La Otra Crónica de El Mundo, donde han querido dejar claro que son muy felices y que pese a la gran diferencia de edad y los problemas de salud del argentino, quieren formalizar su unión.

Alfredo di Stéfano, muy enamorado

"Nos casamos ya porque no nos queremos separar" señala di Stéfano, que recuerda que lleva ocho años viudo. "Estoy enamorado y me caso con Gina", con quien quiere contraer matrimonio cuanto antes.

Alfredo Di Stéfano en la capilla ardiente de su hija Nanette NormaAlfredo Di Stéfano en la capilla ardiente de su hija Nanette Norma

El argentino confiesa que sus hijos no están muy de acuerdo, pero a su edad él solo piensa en sí mismo, y por eso quiere ser feliz junto a Gina González "tengo 86 años pero el corazón joven".

Gina González nació hace 36 años en San José de Costa Rica y está vinculada al fútbol desde pequeña, pues su padre fue abogado del Saprissa, el club más importante del país. Estudió derecho, aunque pronto quiso cambiar de actividad. Fue fichada por el Real Madrid y ahora será la mujer de uno de los grandes del equipo blanco.

Te puede interesar

1 Comentario

federico

05/05/2013 11:48

Es sencillamente un error pensar que el amor sólo existe si nace de un flechazo, del compañerismo en el empleo o los estudios, de encuentros al azar, pero siempre entre personas de aproximadamente la misma edad. Además, aunque demasiadas veces los protagonista no lo adviertan, en toda relaión amorosa cuenta, y muchísimo (a favor o en contra), la posición social, la situación económica de cada parte, las afinidades, las distonias, las familias, los amigos y, en fin, una infinidad de factores ajenos por completo a las "razones del corazón". A mi me parece envidiable que Di Stefano se sienta enamorado y haya tenido la inmensa suerte de encontrar una mujer joven dispuesta a amarle en todos los aspectos, y que tal vez disfrute algún día del premio de heredar unas pesetejas ¿Y qué puede signiificar el asqueroso dinero ante la grandeza del amor?

0 0

Responder