Una pequeña Sara Carbonero sentada en un paso de Semana Santa